Los 5 súper poderes de los cítricos

Los 5 súper poderes de los cítricos

Si cerramos los ojos y pensamos en un cítrico, probablemente aparezca la imagen de un zumo de naranja o la de unas gotas de limón. El sabor dulce de la naranja contrasta con el sabor amargo del limón. Ambos pertenecen al género citrus, que consta de 20 especies con frutos comestibles, como la mandarina, el pomelo o la lima.

Sus frutos están llenos de jugo. Se caracterizan por su piel gruesa y rugosa. Y también por la intensidad del aroma que desprenden las flores que dan origen a su fruto. Sus usos son múltiples. Se utilizan como confituras, zumos, ensaladas y aderezo para diferentes tipos de comidas (carnes y pescados al horno, por ejemplo) y bebidas (gin tonic, manzanillas,…). Pero también para la confección de medicamentos y productos para la higiene y cosmética. Por ejemplo, el limón es un desinfectante natural (frota con él las tablas de cortar) y desodoriza neveras y microondas.

Pero al margen de sus usos, los cítricos son originarios del Asia Tropical y subtropical. En España el consumo de cítricos se remonta a tiempo atrás. Los cítricos fueron introducidos por los árabes entre los siglos XI y XII. La naranja dulce la introdujeron los italianos y los portugueses a finales del siglo XV. La mandarina en 1845. En cambio, la presencia del pomelo todavía es muy reciente.

5 súper poderes de los cítricos

Las propiedades de los cítricos son numerosas. Son ricos en vitamina C, ácido ascórbico y vitaminas del grupo B (B6, tiamina, riboflavina, ácido pantoténico y niacina). También en vitamina A o betacarotenos. Contienen minerales, como el potasio, el calcio, el fósforo y los pecticinas. Y su consumo proporciona múltiples beneficios para nuestro organismo.

1. Proporcionan vitaminas y minerales

La vitamina C ayuda a reforzar nuestras defensas y evita el envejecimiento prematuro de la piel, ya que interviene en la formación de colágeno. También intervine en la formación de huesos, dientes y producción de glóbulos rojos. Y favorece la absorción de hierro. Al ser vitaminas hidrosolubles, nuestro organismo no las puede almacenar. Por tanto, se necesita un aporte de vitamina C a diario. Para cubrir nuestras necesidades, basta tomar una naranja mediana o un vaso de zumo de naranja.

2. Refuerzan el sistema inmunológico

Las propiedades de los cítricos ayudan a reforzar el sistema inmunológico y previenen la aparición de enfermedades, ya que aumentan la resistencia contra posibles infecciones. No las curan, eso sí. Se recomienda su consumo sobre todo en invierno, periodo en el que aumentan las gripes y los refriados.

3. Facilitan la circulación sanguínea

La hesperidina, un componente de los frutos, se utiliza para combatir la fragilidad de los capilares y facilitar la circulación sanguínea. También, al ser alimentos ricos en vitamina A o betacarotenos, son esenciales para nuestra vista y el mantenimiento del estado de la piel y de las mucosas.

4. Estimulan la movilidad del intestino

Contienen minerales como la pecticina que, al ser componentes de la fibra, son capaces de estimular la movilidad del intestino. Este mineral se encuentra entre la piel y el gajo, es decir, la parte blanca. Pero a pesar de que favorece la movilidad del intestino, es fundamental tomar naranjas o mandarinas dulces, ya que un exceso de acidez podría ocasionar el efecto contrario: problemas gástricos.

5. Ayudan a calmar los nervios

De las flores del naranjo amargo se obtiene la esencia de nerolí, componente fundamental del agua de azahar, que se utiliza para ayudar a calmar los nervios.

Sin comentarios

Publicar un comentario

El rollo legal de las cookies

La Huertoteca utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies