¿Qué es la agricultura regenerativa?

Agricultura regenerativa

¿Qué es la agricultura regenerativa?

El sistema alimentario actual es uno de los principales responsables de las crisis ecológica y climática que, irónicamente, se dan la vuelta y amenazan no sólo a ese sistema alimentario, sino también a las comunidades humanas que lo sustentan. Y esa ironía escuece aún más cuando nos damos cuenta de que estamos produciendo alimentos en exceso. Los costes de la producción de alimentos -agua, tierra, energía, mano de obra, emisiones- son más caros cuando los alimentos no alimentan y los costes del hambre perduran. El mundo produce alimentos suficientes para alimentar a todos y, sin embargo, una de cada diez personas padece hambre crónica.

¿Qué deberíamos hacer entonces?

En lugar de trabajar más para producir más alimentos, necesitamos un trabajo más inteligente para distribuir y acceder mejor a los recursos existentes. Una posible intervención es reestructurar la forma en que producimos los alimentos, en la base misma del sistema alimentario. La agricultura ya ha cambiado mucho en los últimos dos milenios. Ha cambiado, puede cambiar y seguirá cambiando.

Utilizamos la misma palabra – agricultura – para referirnos a las artes y ciencias de cultivar plantas y animales para el consumo humano en todo el mundo y a lo largo de la historia. Esta palabra se extiende para incluir muchos tipos diferentes de prácticas, productos y pueblos. Esta diversidad es un punto fuerte, pero no todas las formas de agricultura son iguales. Este post se centrará en un solo tipo de agricultura, pero verá que la agricultura regenerativa comparte muchas prácticas y filosofías con otros tipos de agricultura y que la categorización tiene sus límites.

¿Qué es entonces la agricultura regenerativa?

La filosofía es “regenerar” el entorno que acoge la agricultura, creando una situación de reciprocidad. La agricultura convencional puede tender a oponer los cultivos plantados por el hombre a sus homólogos naturales (por ejemplo, pensemos en la deforestación para hacer campos).

La agricultura regenerativa, en cambio, trata de aliar los intereses y aprovechar los puntos fuertes tanto de los cultivos humanos como de los ecosistemas naturales. Esta perspectiva más holística parte de la base de que un medio ambiente más sano y amplio soportará mejor una cosecha más resistente y rica en nutrientes.

El término “regeneración” también sugiere que algo que era y ya no es. Pero la agricultura regenerativa también mira hacia el futuro, tratando de incorporar a las prácticas agrícolas y a las industrias una salud medioambiental que sobreviva para las generaciones futuras.

Cabe señalar que, aunque el término es nuevo, las filosofías y prácticas de la agricultura regenerativa se han practicado durante mucho tiempo, especialmente en las comunidades indígenas de todo el mundo a lo largo de la historia. La inclusión y el protagonismo de las voces y los agentes indígenas es, de hecho, una práctica ampliamente reconocida de la agricultura regenerativa para las comunidades no indígenas.

¿Qué características definen a la agricultura regenerativa?

Todas estas prácticas tratan de armonizar los cultivos con las ecologías preexistentes y subyacentes. Esto significa mitigar la erosión del suelo, proteger la salud del suelo y la biodiversidad y preservar los sistemas hídricos locales. Hay muchas formas de lograr estos objetivos interrelacionados y diversos, y a menudo la agricultura regenerativa requiere combinaciones de prácticas prescritas. Aunque esta lista es incompleta y limitada, a continuación se ofrece una introducción a algunas de las prácticas más reconocibles de la agricultura regenerativa:

  1. Poco o ningún laboreo de la tierra: El proceso de remover la tierra para ayudar a mitigar las malas hierbas y las plagas y facilitar el proceso de siembra. El laboreo de la tierra puede deteriorar la salud física y química del suelo, provocando daños ecológicos como la erosión del suelo y la lixiviación de
    nutrientes.
  2. Rotación de cultivos: Cambiar el tipo de cultivo plantado y cosechado a lo largo del tiempo (normalmente de forma estacional) en la misma parcela o área de tierra. Esta práctica disminuye el riesgo de plagas al interrumpir sus ciclos vitales, aumenta la calidad del suelo al introducir diversidad, y permite a los agricultores diversificar económicamente (lo que se traduce en resiliencia y flexibilidad).
  3. Insumos externos nulos o limitados: Esto también beneficia a los seres humanos de la cadena alimentaria al minimizar su exposición a productos químicos (por ejemplo, pesticidas, herbicidas, fertilizantes).
  4. Integración de la ganadería: reintroducir animales de granja en las tierras de cultivo, facilitando los ciclos de nutrientes y limitando los problemas de plagas y malas hierbas en beneficio
    de ambos. Gran parte del ganado pastará en los cultivos, lo que puede ayudar a mantener y nutrir el crecimiento de las plantas.
  5. Compost: esta es una de las mejores cosas que podemos hacer para limitar nuestra propia huella de carbono. La clasificación y separación de residuos orgánicos permite que se produzca un proceso de descomposición aeróbica más eficiente y menos costoso para el medio ambiente (minimizando las emisiones nocivas de los vertederos). Además, el compostaje puede reintroducir material vegetal en el ecosistema como suelo y nutrientes, minimizando el desperdicio.
  6. Agroforestería: Esto significa plantar árboles y arbustos junto con cultivos de interés comercial o humano, para crear biodiversidad y protecciones físicas.
  7. Incorporación de conocimientos locales o indígenas: El término regenerativo también tiene implicaciones sociales y económicas. La perspectiva holística del movimiento incluye las desigualdades sociales y las injusticias económicas (es decir, la marginación de ciertos grupos y el aumento de las desigualdades).
Ziva Bertowitz Kimmel

Ziva, autora de este artículo sobre agricultura regenerativa

Cada semestre, alumnos de la Universidad de Stanford en Madrid realizan prácticas en La Huertoteca. Este artículo ha sido escrito por una de nuestras compañeras durante el último cuatrimestre del año 2023, Ziva Berkowitz Kimmel. Si quieres conocer más sobre ella, visita sus redes sociales.

¿Dónde encontrar más información sobre agricultura regenerativa?

Sin comentarios

Publicar un comentario