Falta de nutrientes: ¿qué le pasa a mi hortaliza?

Falta de nutrientes en hortalizas

Falta de nutrientes: ¿qué le pasa a mi hortaliza?

Por el desarrollo de las hojas de nuestra hortaliza sabrás si necesita más nutrientes. Hojas pequeñas y atrofiadas, hojas de color amarillo, hojas con puntos muertos … son algunos indicadores de que a nuestra hortaliza le está ocurriendo algo. El carbono, el óxigeno y el hidrógeno son tres elementos que pueden tomarse libremente del agua y del aire. Sin embargo, otros se agotan y deben ser repuestos. ¡Observa las hojas de tus hortalizas, coge papel y boli y toma nota de los principales indicadores de falta de nutrientes! 

Indicadores de falta de nutrientes en las hortalizas

1. Falta de calcio

Para saber si nuestra hortaliza tiene déficit de calcio, basta con observar sus hojas. Si éstas se vuelven rizadas y pálidas es probable que necesitemos añadir un aporte extra de este mineral. Para proporcionar calcio a nuestra planta podemos recurrir a nutrientes naturales, como piedras calizas o las conchas de ostras.

2. Falta de hierro

Si tus hojas se vuelven de color amarillo, incluyendo su corvadura, probablemente necesiten más hierro.

3. Falta de magnesio

En cambio, el color pálido de la hoja nos indica que falta magnesio. En los casos más graves hay caída de la hoja. El déficit de magnesio también supone una baja producción de la propia hortaliza. Ojo, un exceso de este nutriente también puede ser perjudicial, pudiendo producir una carencia de potasio.

4. Falta de potasio

La carencia de potasio se puede identificar mediante agujeros en las hojas de las hortalizas. Las hojas, además, se vuelven más débiles, con la piel fina y los frutos pequeños. Las hortalizas con carencia de potasio son más proclives a las enfermedades. El potasio podemos encontrarlo en la arena verde.

5. Falta de nitrógeno

El crecimiento de las hortalizas con carencia de nitrógeno es atrofiado. Las hojas son de color amarillo en la punta y van tornándose al color verde claro. El nitrógeno es fundamental para las hortalizas. Equivale a las proteínas para el ser humano. Las hortalizas absorben peor el nitrógeno cuando la tierra está demasiado fría, seca o demasiado mojada. El nitrógeno se halla en la emulsión de pescado y en el estiércol.

6. Falta de fósforo

La falta de fósforo se identifica de forma similar a la falta de nitrógeno. Las hojas en la punta se vuelven amarillas y poco a poco se van tornando de color marrón hacia el tallo. Su déficit puede limitar la absorción de otros nutrientes. El fósforo aporta fuerza y vigor a la planta para que se mantenga rígida y pueda sostenerse. También promueve el desarrollo de las raíces.

7. Falta de azufre

Las hortalizas con déficit de azufre presentan un crecimiento atrofiado. Las hojas se vuelven de color verde claro o amarillo, lo que puede confundirse también con la falta de nitrógeno. Pueden presentarse quemaduras en las hojas si esta situación se combina con un pH bajo.

¿Todavía tienes problemas?

No desesperes y sigue intentándolo. Para la próxima ocasión, utiliza un buen sustrato, riega cuando sea necesario y presta atención al desarrollo de tu hortaliza. Y si necesitas ayuda, ya nos conoces … ¡súmate a la fiebre verde!

Sin comentarios

Publicar un comentario

El rollo legal de las cookies

La Huertoteca utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies